BREAKING NEWS

Tiempo de Florecer

Tiempo de Florecer
08 Mar
1:21
Por: Maricela Zurita Cruz

Celebro que hoy las mujeres nos estemos organizando para apoyarnos y denunciar los abusos, también celebro que existan hombres que deseen contribuir a una vida libre de violencia.

Publicamos un texto de Marcela Zurita para la presentacion de la Radionovela “Tiempo de florecer” esta radionovela que nos presenta Ojo de agua comunicación en 15 capítulos, refleja la cotidianidad en la viven muchas mujeres de nuestra sociedad. Sin percatarse e identificar que esa forma de vivir es violenta. La radionovela está disponible para escuchar y descargar en: http://ojodeaguacomunicacion.org/audiovisuales/radiofonias/tiempo-de-florecer/

La violencia que se ejerce contra las mujeres se expresa de diversas formas, en todos los contextos y espacios, y a veces las mujeres experimentan de manera simultánea dos o tres tipos de violencia. Los datos oficiales que existen reflejan sólo los casos que son denunciados y aun así son alarmantes. Por ejemplo, el INEGI reportó en 2016 que 63 de cada 100 mujeres de nuestro país que tienen 15 años y más han experimentado al menos un acto de violencia emocional, física, sexual, económica o patrimonial, así como una discriminación laboral.

Esto está directamente relacionado con el aumento de la violencia en las redes sociales, la cosificación de nuestros cuerpos en la televisión, en las canciones que se escuchan, en chistes machistas, el acoso callejero, entre otros.

IMG_5724Por consiguiente, cualquier tipo de violencia que viva una mujer si no es frenado a tiempo puede desencadenar en violencia feminicida, la cual es definida en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia como la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres.

Lo más grave de todo es que la violencia hacia las mujeres y las niñas se normaliza y no se ve como un problema. Hay que entender que la violencia hacia las mujeres se da en todos los contextos y espacios en los que nos desenvolvemos. No es un problema exclusivo de las comunidades originarias o de las ciudades.

Sin embargo, en comunidades como Cerro Hermoso, Quiahije y otros que se rigen por los Sistemas Normativos Internos que tienen saberes propios y formas propias de entender el mundo. La violencia hacia las mujeres y las niñas no sólo se ejerce por parte de los compañeros de la comunidad o por nuestra pareja, la violencia hacia nosotras también viene del estado al no garantizar el ejercicio pleno que tenemos a derechos básicos como la salud, educación, alimentación, entre otros. Lo que hace a las mujeres en contextos comunitarios más vulnerables.

Tiempo de florecer, puede representar la historia de mujeres de nuestra comunidad. Seguramente quienes estamos ahí o incluso en la ciudad hemos conocido a una Catalina que ha sufrido maltratos y humillaciones por parte de su pareja hasta el día de su muerte y nadie hace nada para no incomodar al hombre, por miedo a represalias o simplemente porque la justicia local o estatal no dan garantía de una respuesta real y satisfactoria. Lo que conlleva a un aumento de feminicidios, feminicidios que quedan impunes en la mayoría de los casos.

El INEGI reportó que en 2015, 6488 mujeres fueron asesinadas, desgraciadamente como comentábamos en muchas de estas estadísticas oficiales no se contabiliza a las mujeres indígenas. Quienes hacen esta labor de nombrar a todas las mujeres son las organizaciones de la sociedad civil en la medida de sus posibilidades y según el recuento que hizo Consorcio Oaxaca auxiliándose de diarios como el Noticias y el Imparcial, de 2010 a 2016 en nuestro estado se registraron 477 feminicidios.

De estos feminicidios: 24 ocurrieron en la región de la Cañada, 53 en la Cueca, 12 en la Sierra Norte, 64 en el Istmo, 71 en la Costa, 53 en la Sierra Sur, 64 en la mixteca, 102 en valles centrales y 34 no se especifica su procedencia; estos datos por sí solos son alarmantes. Sin embargo, existen casos como el de Catalina o Flora que no se denuncian quedan en el olvido, por eso quienes trabajamos por la construcción de una sociedad más justa y equitativa mencionamos a todas esas mujeres que la comunidad o el estado ha ignorado.

También están los casos de violencia que viven las mujeres como Ofelia, una mujer que no sufrió violencia por parte de su pareja pero sí por las instituciones del estado, como lo son los centros de salud. Ella murió por falta de atención médica, una situación que hoy en día sigue sucediendo, pues aún con clínicas y médicos muchas veces estos no tienen la perspectiva de género y la visión intercultural al atender a las personas que ahí acuden. Las instituciones de salud en las comunidades siguen ejerciendo violencia obstétrica hacia las mujeres, al negarles el servicio sí acudieron desde el principio con una partera, por citar un ejemplo.

Además de lo anterior, las mujeres son las más perjudicadas ante la llegada de empresas o ideas de desarrollo provenientes del exterior, donde se aceptan convenios para la creación de obras innecesarias, pavimentación de toda la comunidad o más graves la entrada de empresas mineras que atentan contra la salud y nuestros territorios.

Y así podríamos seguir enumerando todos los tipos de violencia que se dan hacia las mujeres y que se ven muy bien reflejadas en la radionovela.

IMG_5643Todas las formas de violencia que se dan hacia las mujeres no tienen otra intención más que la de controlar o someter. Es una demostración de dominación y poder. En las comunidades ejercen violencia los padres hacia las hijas, los esposos hacia las esposas, el cabildo municipal hacia sus habitantes, las mujeres de mayor edad con sus hijas, nueras; ejercen también violencia hacia las mujeres las personas provenientes del exterior que traen “conocimiento” como pueden ser los maestros, los profesionistas o médicos.

El INEGI en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer en 2016 presentó algunos datos que muestran que de las diversas formas de violencia de las que hemos sido víctimas las mujeres, 18 de cada 100 mujeres (33.5%) recibe la agresión por parte de la pareja, 12 de cada 100 mujeres (32%) por otro agresor, el 3.7% en el trabajo o le pidieron constancia médica de no gravidez y el 28.3% ha sido violentada por diversos agresores que incluye a la pareja y expareja.

Quienes se atreven a denunciar estos casos como lo hace Alicia, Rosalina, Guadalupe y muchos y muchas de ustedes, nos enfrentamos a otro tipo de violencia. Ser señaladas por la comunidad como personas que atentan contra la estructura comunitaria, porque queremos ocupar cargos o simplemente que se reconozcan nuestros derechos. Sin embargo, quienes hablamos y defendemos el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres, de las mujeres indígenas lo hacemos por la defensa de nuestros derechos individuales pero también de los intereses colectivos y en ningún momento hemos desacreditado las formas de elegir a nuestras autoridades o cómo entendemos el mundo, pero nos oponemos y nos seguiremos oponiendo a aquellas prácticas que nos denigren y atenten contra nuestra dignidad como mujeres no sólo en la comunidad sino también frente al estado. No queremos aceptar que el hecho de ser mujeres merezca que otras y otros al interior y exterior de la comunidad nos violenten. Estamos sólo a favor de la construcción de una sociedad más justa y equitativa. Donde el lugar de nacimiento no sea condicionante para morir.

Por todas razones celebro enormemente la producción de Tiempo de florecer, porque representará para muchas mujeres y hombres que la escuchen una oportunidad de hablar, de levantar la voz e incluso de concientizar a otras mujeres y hombres de su entorno.

Mis agradecimientos y felicitaciones a ojo de agua comunicación, y a todas las personas que hicieron posible esta radionovela. Muchas gracias Clara Morales por la invitación para poder compartir algunas palabras en este espacio. Me es muy grato poder compartir la palabra con Guadalupe Blanco y Rosalina Dionisio, mujeres a las que admiro profundamente por la lucha constante que realizan por la reivindicación de nuestros derechos y de los pueblos a los que pertenecemos.

Año Feminicidios Violencia intrafamiliar Violencia sexual Desaparecidas Suicidios
2011 92 251 183 27 20
2012 78 207 172 16 29
2013 68 195 183 35 18
2014 109 107 124 37 10
2015 70 121 90 33 20
Jun 2016 60 89 51 26 11
Total 477 970 803 174 108

Tabla 1. Tendencias de violencia contra las mujeres Diciembre 2010-Junio2016 recuperado del Informe Ciudadano ¿Dónde está la esperanza? coordinado por Consorcio Oaxaca.

 

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
52 ⁄ 26 =